Cómo consumir más vitamina C

Comparte el artículoShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

En la temporada otoño-invierno no hay que dejar de lado nuestro sistema inmunitario. Durante estos meses nuestro organismo es más propenso a atrapar los virus y las bacterias invernales tan típicas de estos meses. Para garantizar la protección de nuestro organismo frente a estos virus, es importante mantener unos niveles de vitamina C adecuados. Ciertas frutas y verduras son ricas en esta vitamina y se convierten en las aliadas de nuestro sistema inmunitario durante estos meses. La vitamina C tiene múltiples beneficios, entre otros, evita el envejecimiento, actúa como antioxidante, acelera el proceso de cicatrización de las heridas, evita enfermedades degenerativas y cardiacas y facilita la absorción de otras vitaminas y minerales.

Esta vitamina está presente en la mayoría de las frutas frescas, algunas de ellas, tienen  una mayor concentración en este nutriente como son: la guayaba, las fresas, el kiwi, los frutos rojos como las grosellas o los arándanos.  Existen también algunos cítricos como el limón, la naranja o mandarina muy reconocidos por sus aportes en este nutriente.

En cuanto a las verduras, también algunas de ellas, contienen altos niveles de vitamina C como: el brócoli, la coliflor, el pimiento, el perejil etc…

No hay nada más eficaz para combatir los resfriados y proteger el sistema inmunitario que garantizar los niveles de vitamina C que nuestro organismo necesita. Quizá te resulte algo complicado consumir tanta cantidad de fruta y de verdura pero lo cierto, es que puedes organizarte a lo largo del día para cumplir con las cantidades recomendadas. Por ejemplo, puedes disfrutar de un kiwi en tu desayuno, disfrutar de las mandarinas como tentempié para calmar tu apetito e incluir las verduras en tus platos principales a modo de ensaladas, cremas o guarnición.

También te puede interesar:  3 alternativas saludables al café

Ahora bien, el modo de preparación y de cocción de algunos alimentos, puede afectar a sus niveles de vitaminas y reducir su aporte en este nutriente. Te contamos algunos trucos que te serán de utilidad para garantizar que los alimentos mantengan sus propiedades.

[sociallocker id=»222″] 

  • Evita que las frutas y verduras queden demasiado tiempo almacenadas, cuanto antes se consuman desde el momento de la compra mejor, porque mantendrán  todos sus nutrientes y vitaminas.
  • En la piel de algunas frutas y verduras se concentra la mayor cantidad de vitaminas por eso, siempre que sea posible, es mejor comerlos con piel.
  • En cuanto al modo de preparación de los alimentos, es preferible usar métodos de cocción cortos. Por ejemplo cocinar con wok es perfecto pata preservar todos los nutrientes de las verduras.
  • Para lavar las frutas y verduras es más eficaz hacerlo una a una y bajo el grifo que sumergirlas durante un largo tiempo todas juntas  en agua.

Seguro que tú también conoces algún truco más para mantener todas las propiedades de las frutas y verduras.

¡Queremos conocerlo! ¿Nos lo cuentas?

[/sociallocker]

Comparte el artículoShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *