publicidad en los autobuses

Cómo nace la publicidad en los autobuses

Comparte el artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+1

La publicidad en exterior en tranvías y trolebuses data de principios de siglo XX. Era el principio de los movimientos migratorios del campo a la ciudad, de las pequeñas ciudades a las grandes urbes y la gente ya empezaba a moverse en masas y hacía uso del transporte público para ir a trabajar y a sus negocios. Os contamos en este post cómo nace la publicidad en los autobuses.

Entonces los comerciantes de la época creyeron conveniente que estos medios de transporte eran ideales como soportes para sus mensajes publicitarios porque cuantas más personas lo vieran, más lectura iba a tener ese mensaje y en consecuencia más repercusión para su actividad. Y lo veían tanto los transeúntes como las personas que se encontraban esperando la llegada del vehículo correspondiente porque el anuncio se pintaba en dos estrechas bandas laterales -generalmente de madera- que se colocaban en el techo de los vehículos.

En los años sesenta, autobuses, trolebuses y tranvías eran los principales vehículos de transporte público explotados como soportes publicitarios. El mensaje se pintaba directamente sobre la carrocería del vehículo, tanto en los laterales como en la trasera. Este sistema condicionaba el período de comercialización de estos soportes que, generalmente, nunca se contrataban con una periodicidad inferior a la anual. Frente a las carteleras para fijación de papel -que permitían una renovación mensual del anuncio.

La publicidad en los autobuses: primeras dudas

Los autobuses no eran el soporte adecuado para comunicar la realización de promociones o el lanzamiento de algún producto. Generalmente, este soporte se empleaba para publicidad de imagen de marca. Ya en aquel momento se reconocían las ventajas del sistema de renovación en cortos períodos del mensaje publicitario.

También te puede interesar:  ¿Qué es un mupi publicitario?

Algunos anunciantes también utilizaban la publicidad en autobuses para la señalización de sus establecimientos. Esta fórmula la empleaban sobre todo grandes almacenes que seleccionaban las líneas de autobuses que circulaban por un zona cercana a sus superficies. En aquella época, también se explotaba publicitariamente el interior del autobús. Se trataba de anuncios autoadhesivos que podían comercializarse conjunta o independientemente del exterior del autobús.

Y no es hasta los años 90 cuando la normalización de formatos junto con la renovación del sistema de fijación de carteles y la reducción de los períodos de comercialización propicien la modernización del soporte bus y con ello una fórmula de utilización más dinámica y flexible del soporte.

Comparte el artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *