juego de la cerveza

¿Conoces ya el famoso juego de la cerveza?

Comparte el artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Seguramente lo habrás visto en la televisión, porque ha salido en varios programas. El Beer Pong, o juego de los vasitos y la cerveza está haciendo furor en muchos países y en nada se estará jugando en todas las fiestas de nuestro país.

Solo necesitas un pack de beer pong con 11 vasos rojos y 11 azules y 3 pelotas de ping pong. Una mesa larga en la que jugar, unas cuantas cervezas y muchas ganas de pasarlo bien.

Los materiales que se usan para jugar

Los vasitos son los típicos vasos americanos para fiestas, que resultan perfectos para este juego. Pueden ser todos en un mismo color, pero si cada equipo los tiene de su tono, la mesa queda mucho más colorida.

En cada extremo de la mesa se colocan los vasos bien centrados. La fila más cercana al borde formada por cuatro vasos, la siguiente por tres, luego dos y por último un solo vaso apuntando al equipo rival. Los vasos se llenan de cerveza más o menos por la mitad.

El que sobra se llena de agua y se usa para limpiar la pelota de ping pong en cada tiro que se realiza. Realmente solo son necesarias dos pelotas, pero dado que es fácil que se pierdan debe de haber una de repuesto para evitar tener que parar la partida.

Las normas del juego de la cerveza

Antes de empezar a jugar hay que dejar claras las normas, como por ejemplo si vale que la bola bote y, en ese caso, si está permitido que el equipo atacado rechace la pelota.

Una vez que las normas están claras se comienza con los lanzamientos, dos por equipo. Si se cuela la pelota dentro de un vaso, el equipo de dicho color deberá de beberse la cerveza que contiene. El juego acaba cuando uno de los equipos no tenga más cerveza y pierda.

El contenido de los vasos

Dado que se usa una bebida de baja graduación y en poca cantidad, no se trata de un juego para emborracharse, sino para divertirse. Por eso, muchas personas cambian la cerveza por refresco y así pueden jugar también los niños.

De lo que se trata es de pasarlo bien y de retarse para que haya un pequeño aliciente en el juego. Por ejemplo: chicos contra chicas o los de una clase contra otra. Sana rivalidad en la que al final todos se divierten juntos y no importa demasiado quién sea el que gane.

Comparte el artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
También te puede interesar:  ¿Por qué nos gustan tanto las series?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *