Revestimiento cerámico: recubrimientos para embellecer tus estancias

Una forma de embellecer tu hogar es con revestimientos cerámicos apropiados para cada tipo de estancias. Algunos son fáciles de manejar, otros destacan por permitir una gran personalización o porque se limpian fácilmente. Aquí veremos todos los tipos que existen y las ventajas que aportan frente a otros materiales.

¿Qué son los revestimientos cerámicos?

Los revestimientos son un material parecido a la porcelana, pero se diferencian en que la cerámica está fabricada con materias primas gruesas. Además, las baldosas que se hacen con estos ingredientes se recubren con un esmalte que les aporta color, textura y un mejor acabado con patrones decorativos.

Los revestimientos cerámicos se pueden emplear para repasar los paramentos exteriores e interiores en los hogares. Además, disponen de una baja absorción de agua, se someten a una única cocción y se elaboran prensadas en seco. Aunque hay diferentes tipos se identifican por el material de su composición, dureza, espesor, dimensiones y estilo final.

¿Cuáles son los tipos de revestimientos cerámicos?

En primer lugar, los azulejos son uno de los revestimientos cerámicos más conocidos. Son piezas planas que disponen de poco espesor, se fabrican con sílice, arcillas, colorantes, fundentes y otros ingredientes. Su resistencia al agua y al paso del tiempo es impresionante.

En segundo lugar, el gres porcelánico que destaca por comercializarse en mate o brillante, con relieves decorativos y acabados antideslizantes. Sus juntas son prácticamente invisibles, por lo que dan una sensación de continuidad. En tercer lugar, el gres rústico que comúnmente no se esmalta y se le añaden colores cálidos.

También te puede interesar:  Madrid, el lugar perfecto para alquilar un piso

Por último, el barro cocido que engloba piezas de color terroso con imperfecciones que se notan a simple vista.

¿Para qué se usa cada tipo de revestimiento?

Los azulejos son adecuados para el revestimiento de paredes interiores, aunque también se suelen combinar con tacos, cenefas y listones en otras áreas del hogar. Por su parte, el gres porcelánico se utiliza tanto dentro como fuera de los edificios teniendo en cuenta que su absorción de agua es muy baja.

El gres rústico se destina principalmente a los peldaños, vierteaguas, rodapiés, tiras, molduras, cubre cantos y baldosas hexagonales. Y en cuanto al barro cocido, se usa principalmente en casas de campo o construcciones a las que se les quiere dar un aspecto fuerte.

Un revestimiento adicional es el gresite, que cuenta con una alta resistencia a la humedad y los cambios de temperatura. Por esta razón, es una alternativa ideal para cocinas, baños y exteriores gracias a que su color no se altera aunque tenga muchos años o se exponga continuamente a la luz natural.

¿Cuáles son las principales ventajas de usar revestimientos cerámicos en el hogar?

Una de las ventajas es que hay un tipo de revestimiento para cada espacio de la vivienda, lo cual te da muchas posibilidades estéticas para tus espacios. Además, su resistencia a los agentes químicos te proporciona una mayor durabilidad y gracias a las propiedades de incombustibilidad, se evita la propagación de incendios.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.